Cádiz, 1979

Vive y trabaja entre Cádiz y Madrid.

Silva nos propone una metodología procesual y abierta donde las obras, al ir dialogando con el público o conectado a la red virtual, son una fuente para el propio proceso participativo que se va construyendo en cada una de sus piezas. El artista parte de sus propias vivencias como persona sorda oralista. Propone nociones diferentes de oído y escucha e invita al espectador a participar de forma activa.